Inspección de instalaciones eléctricas: Cuáles y cuándo

Partiendo de que todo tipo de instalaciones eléctricas deben estar realizadas según la normativa vigente como garante de su seguridad, hemos de tener presente que dependiendo de la naturaleza de la misma habrá de pasar una inspección cada cinco o diez años.

Actualmente está en vigor el Reglamento Electrotécnico de baja tensión, publicado en septiembre de 2002 en el RD 842/2002. Dicho reglamento regula en su ITC-BT 04 la Documentación y puesta en servicio de las instalaciones, y en su ITC-BT-05 verificaciones e inspecciones.

Para facilitar la interpretación de la legislación, debemos tener siempre claro dos conceptos:

  • El uso de la instalación (vivienda, comercio, industria, alumbrado…)
  • Potencia instalada (KW)

Conociendo esos dos parámetros, deberemos pasar una inspección inicial si nuestra instalación cumple alguno de los siguientes requisitos:

  • Instalaciones industriales que precisen proyecto, con una potencia superior a 100 KW
  • Locales de Pública Concurrencia
  • Locales con riesgo de incendio o explosión, de clase I, excepto garages de menos de 25 plazas
  • Locales mojados con potencia instalada superior a 25 kw
  • Piscinas con potencia instalada superior a 10 kw
  • Quirófanos y salas de intervención.
  • Instalaciones de alumbrado exterior con potencia instalada superior a 5 kw

Una vez pasada la inspección inicial, ¿cada cuanto ha de ser esta misma instalación objeto de revisión? La normativa obliga a realizar una inspección periódica cada 5 años para todas las instalaciones nombradas anteriormente que precisan revisión inicial; y cada 10 años las comunes en edificios de viviendas cuya potencia sea mayor de 100 kw.

Hay que tener presente que la responsabilidad de que las inspecciones se realicen en tiempo y forma es siempre del titular o representante de la instalación. Existen sanciones, recogidas en el Título V de la Ley 21/1992 de Industria, que varían en función de la gravedad de los hipotéticos hechos.